24 dic. 2008

¡Feliz Navidad a Todos!

Para los fans de este su  querido blogger, para los lectores ocasionales que pasan por aquí de ves en cuando, y para todos los demás solo quiero decirles que les deseo una muy feliz Navidad a todos. Mis mejores deseos para ustedes y sus seres queridos. Espero que se la pasen muy bien en estos días.

Merry Christmas!

Buon Natale

メリークリスマス!

С Рождеством


¡Feliz Navidad!

16 dic. 2008

Tarta de manzana

"Jamie: Coop! Blow these guys up!
Coop: I can't! They're not the bad guys!
Jamie: That's never stopped you before!"

Coop & Jamie, Megas XLR


Tras semanas de debate sobre si se trata de Pie o Tarta, hemos llegado finalmente a la conclusión de que esta es una receta de Tarta, que aunque es parecida es diferente a la receta del Pie. Pero ¿a quién le importa?

Esta es una buena receta para hacer Tarta de Manzana que encontré hace un par de meses en Directo al Paladar. Es un postre sencillo, tanto que hasta yo lo pude preparar, y de gusto para la mayoría de las personas. Tras algunos experimentos hice algunas modificaciones a la receta, y el resultado final es este. Espero que lo disfruten.

Ingredientes:

Para la masa:
  • 1 taza de harina
  • 1 cucharadita de azúcar moscabada
  • 1 pisca de sal
  • 85 gr de mantequilla
  • 3 cucharaditas de agua helada

Para el relleno:
  • 3 o 4 manzanas, dependiendo del tamaño
  • 2 cucharadas de mantequilla derretida
  • 3 cucharadas de azúcar moscabada
  • ½ taza de azúcar moscabada para el glaseado
  • ½ raja de canela
  • 1 pisca de nuez moscada

Preparación:

Para la masa se pone la harina, el azúcar y la sal en un tazón grande. La mantequilla se corta en cuadros, y usando las manos se une la mantequilla fría y la harina hasta que quede la masa con una especie de textura boronosa. Se agrega el agua helada y se amasa hasta conseguir una textura uniforme. Si la masa está demasiado seca se puede añadir una cucharadita de agua. Cuando la masa este lista, haz una bola y envuélvela con Kleen Pack, o papel film. Guárdala en la nevera y déjala reposar por lo menos durante una hora.

Una vez esté lista la masa sácala del refrigerador y déjala reposar a temperatura ambiente por algunos minutos para que pierda el frio. En una superficie enharinada extiéndela para darle la forma del molde que vas a emplear, y finalmente se coloca en el molde, dejando que los excedentes cuelguen hacia afuera sin recortarlos. Las medidas en esta receta deben funcionar bien con un molde redondo de 25cm de diámetro aproximadamente, aunque también pude acomodarlo haciendo la masa más delgada en un molde rectangular de 12x20cm.

Para hacer el relleno hay pelan las manzanas, partirlas por mitades y quitarles los corazones. La cascara y los corazones se guardan aparte para preparar un sirope mas adelante. Ahora hay que tomar las medias manzanas y cortarlas en rodajas finas, de dos o tres milímetros de espesor. Estas rodajas se acomodan de forma concéntrica en la masa, de forma que parezcan fichas de domino derribadas una sobre la otra hasta cubrir completamente la base.

Se doblan los bordes sobresalientes sobre las manzanas procurando darles una forma uniforme, y con una brocha de cocina se barniza el borde y las manzanas usando la mantequilla derretida. Se espolvorean las tres cucharaditas de azúcar sobre el borde y las manzanas usando las manos. Ten cuidado que quede distribuida uniformemente, especialmente en el borde, pues esto le da buen sabor y hará que tenga una apariencia agradable.

Precalienta el horno a 200°C y hornea la tarta durante 45 minutos, rotándola de vez en cuando para procurar que el calor del horno la cocine uniformemente. Dependiendo del clima y tu horno puede tomar un poco más o un poco menos, me ha funcionado bien esperar hasta que el borde se vea un poco dorado, y el azúcar que distribuí sobre el parece haberse pegado sin derretirse.

Mientras la tarta esta en el horno, toma las cascaras y los corazones de las manzanas, y colócalas en una hoya pequeña. Llénala con suficiente agua como para cubrirlas y agrega la media taza de azúcar, la canela y la nuez moscada. Se pone a hervir por aproximadamente media hora o 40 minutos, dependiendo de la cantidad de agua que hayas empleado, hasta que espese ligeramente. Vigílala constantemente pues queremos conseguir un sirope, si pusiste demasiada agua a la hoya, es posible que tengas que dejar que se cocine mas (la primera vez que preparé esta receta use tanta agua que tuve que hervirlo casi hora y media hasta que conseguí que se redujera lo suficiente). Finalmente se cuela y se deja enfriar un poco.

Cuando la tarta esta lista se deja enfriar durante algunos minutos y luego se vierte el sirope sobre las manzanas usando una cuchara. Crea una película fina sobre las manzanas procurando que llegue a toda la tarta. No viertas demasiado para no arruinar la consistencia, aunque si piensas almacenarla en el refrigerador para comerla al día siguiente agrega un poco más, pues el frio de la nevera y la masa absorberán parte de la humedad del sirope.

4 dic. 2008

Salsa para Pizza (condimentada)

"You bring in a sous chef from an Italian restaurant
and I'm the one in therapy?"

Kate, No Reservations


Pues lo prometido es deuda, y como ya habíamos quedado vamos a hacer pizzas. Aquí va la tradicional receta de la salsa para Pizza que siempre ha acompañado fielmente a aquellas pizzas de producción masiva que se hacen para las comilonas en mi casa.

Esta receta es una combinación especial, nunca sabe igual, pero siempre sabe buena (salvo aquel día que olvide completamente ponerle sal). El sabor puede llegar a ser completamente atípico (pero nunca he recibido quejas de ella), rico en esencia, y que combina muy bien con prácticamente cualquier ingrediente.

La proporción de los ingredientes esta ajustada aproximadamente para una sola pizza grande. Aproximadamente las mismas proporciones de la masa para pizza que ya he publicado.

Ingredientes:
  • 4 jitomates medianos.
  • Agua.
  • 1 cucharada de salsa de oliva.
  • 1 diente de ajo.
  • Hierbas y especias "para sazonar a la italiana" al gusto: Abundante albahaca y orégano, una pisca de tomillo, un poco de perejil y romero, y si se desea un sabor condimentado se puede agregar un toque de canela molida.
  • Sal y pimienta al gusto.

Preparación:

Coloque los jitomates en una hoya con suficiente agua para cubrirlos y cocínalos aproximadamente unos 25 minutos. Periódicamente revísalos y dales vuelta para que se calienten uniformemente. Notaras que están listos cuando el agua comience a hervir, y los jitomates comiencen a perder la piel.

Introdúcelos a la licuadora con una parte del agua que empleaste para cocerlos. La consistencia de la salsa depende en que tanto licues los jitomates. Para obtener un resultado que de una apariencia más rustica y natural lícualos poco y a baja velocidad. Para obtener una consistencia más típica y uniforme lícualos bastante, y a alta velocidad para obtener una salsa liquida y bastante manejable. También se puede reservar uno de los jitomates para picarlo finamente y dejar que los trocitos floten en la salsa.

Deshazte del la mayor parte del agua que usaste para cocer los jitomates, y vierte la salsa de vuelta en la hoya. Agrega un poco de agua fresca, hasta que obtengas una consistencia ligeramente aguada. Esto es para rebajar el sabor del jitomate y dejar que el resto de los condimentos hagan lo suyo.

Calienta la salsa a fuego medio y agrega las especias al gusto. Agrega las especias gradualmente mientras vas revolviendo el caldo. Revisa el sabor cada cierto tiempo, pon especial atención a los sabores de la albahaca, el orégano y la sal; y confía en tus instintos. Definitivamente NO HECHES TODO de una sola vez.

Pela y pica el ajo en trozos pequeños e introdúcelos en una hoya pequeña con aceite de oliva. Deja que se frían hasta que veas que los trozos de ajo tienen un color ligeramente dorado. Una buena señal es también que el olor del aceite de oliva ya no es tan intenso.

Deja que se enfríe durante un par de minutos y vierte el aceite de oliva y el ajo en la salsa y continúa revolviendo hasta que el aceite se pierda en la salsa.

Prueba la salsa y agrega lo que le haga falta para que este a tu gusto.

Continúa calentándola a fuego lento, y revolviéndola de vez en cuando hasta que hierva. Déjala hervir unos diez minutos sin dejar de moverla de cuando en cuando para evitar que se queme. Retírala del fuego, tápala y déjala reposar algunos minutos.

¡Listo! La salsa para la pizza esta lista. Ahora puedes terminar la pizza.


Pues ya con esta salsa y la masa para pizza se puede hacer una buena pizza casera. He separado la receta de la masa y la salsa porque como ya he dicho antes, hay más de una manera de preparar la pizza y en realidad esta es la receta más popular que tengo.

Otra buena opción es preparar la pizza empleando la salsa Pomodoro para dar un sabor más clásico. Es un sabor más sencillo y definitivamente mucho menos condimentado, pero es cuestión de experimentar con los sabores para encontrar la mejor combinación.

Más adelante, Dios mediante, espero tener la oportunidad de compartirles algunas recetas de pizza italiana “tradicional”.

3 dic. 2008

Masa para Pizza (comercial)

"No, not the ears, they're my best feature!"

Shippo, Inuyasha.

La pizza es una de aquellas recetas que ha dado la vuelta al mundo, y es un excelente platillo para disfrutarse en reuniones o en una de esas tardes solitarias mientras uno ve películas en una tarde lluviosa.

Esta receta ha sido pulida con años de práctica, e innumerables incidentes a lo largo de su historia. Existe un poco de controversia respecto a la preparación de este suculento platillo, y en realidad yo mismo tengo dos formas diferentes de prepararla.

Esta es la receta para lo que yo llamo masa para pizza comercial. La ventajas ventajas de esta masa están en su manejabilidad y resistencia. Es muy fácil preparar esta masa y conseguir que tenga una consistencia homogénea y manejable.

Ingredientes:

  • 600 gr de harina aprox. (procura tener mas)
  • ¾ de taza de agua tibia
  • 50 gr de levadura, fresca preferentemente
  • 1 cucharada de aceite de oliva extra-virgen
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharada de sal

Preparación:

Pon el agua tibia en un tazón profundo donde la puedas agitar sin temor a derramarla. Agrega la levadura y procura que esta quede completamente disuelta en el agua tibia. Puedo recomendar emplear un tenedor para facilitar esta tarea.

Agrega una cucharada de azúcar y revuélvela en la mezcla de levadura. Tapa el tazón sin sellarlo y deja que el caldo fermente por unos 10 minutos en un lugar templado.

Cuando la levadura comience a fermentar esta burbujea como si se tratara de un refresco (soda), y en ocasiones puede incluso haber una ligera capa de espuma.

Agrega la sal y el aceite de oliva, y revuelve los hasta que se vea que la sal se ha disuelto.

Comienza a integrar la harina a la levadura. Agrega la harina gradualmente para procurar que la masa valla mezclándose bien con la preparación de levadura. Inicialmente amásala dentro del tazón, hasta que obtengas que obtengas una masa uniforme y ligeramente chiclosa. Una vez que veas que la masa es manejable y no tan pegajosa puedes sacarla del tazón, en una superficie enharinada para acabar de amasarla. Puede que tengas que seguir agregando más harina hasta que consigas la consistencia deseada. La señal ideal de que la masa está en su punto es cuando esta es ligeramente pegajosa, al poner un dedo sobre la masa se puede sentir como se adhiere pero se desprenderá fácilmente sin estirarse ni dejar masa pegada en tus dedos.

Haz una bola con esa masa y cúbrela con harina. Coloca la masa en un recipiente enharinado que sea varias veces su tamaño, y tápala con una franela húmeda. Déjala reposar de una media hora a una hora y media. Notaras un considerable incremento en el volumen de la masa.


Toma la masa inflada y estírala sin aplastarla procurando darle la forma de la charola que vas a emplear. Colócala sobre una superficie con harina y emplea un rodillo para comenzar a aplanar la masa hasta que esta sea ligeramente más grande que la charola donde la vas a cocinar. Procura despegar la masa constantemente, y esparce una delgada película de harina sobre ella para evitar que se pegue a la superficie. Lo mismo aplica para el rodillo y tus manos.

Precalienta el horno a unos doscientos veinte grados (220°C) durante diez minutos.

Mientras tanto usa un poco de aceite y harina para cubrir las charolas donde ser cocerá la pizza. En este caso es importante crear una ligera película de harina sobre el aceite para prevenir que la masa se encoja mientras la acomodas en la charola.

Coloca la masa sobre la charola preparada, y con un cuchillo de sierra, o unas tijeras, retira los excesos de las orillas y guárdalos junto al resto de la masa.

Dobla un poco los bordes para crear las tradicionales orillas redondeadas de la pizza.

Puedes dejar reposar la masa por unos 15 minutos. Esto dejara que la masa se infle un poco y logre una consistencia más ligera. Si tu pizza es de masa muy delgada esto no importara tanto.

Finalmente esparce la salsa generosamente sobre la masa. Cúbrela con queso al gusto y tus ingredientes favoritos.


Esta es la receta más común para preparar la masa de la pizza. Espero haber cubierto todos los detalles. Cuando tenga un poco más de tiempo les compartiré la receta para la salsa.

21 nov. 2008

Espagueti de paquetito

Se que el buen espaghetti se prepara en casa y ademas conlleva el romántico proceso de preparar la masa y llevar a cabo todo el proceso para conseguir una deliciosa pasta de calidad. Pero si no se dispone del tiempo ni de los recursos, el espagueti de paquete es la onda para salir del apuro.

Lo primero es saber cuanto preparar. En mi casa se cocina un paquete de 200 gr para dos personas aproximadamente. Si se va a preparar pasta como plato único yo recomendaría considerar un poco mas por cabeza, pero eso lo determinaran en su momento. Debe tomarse en cuenta que el espagueti tiende a inflarse y estirarse una vez cocido, así que el paquetito de 200 gr que en su momento puede aparentar ser muy poco, puede darnos una buena sorpresa.

Ingredientes:
  • 2 paquetes de espagueti de 200 gr
  • 1/8 de cebolla blanca
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de aceite
  • Agua
  • Sal

Preparación:

En una olla mediana, con capacidad de 3 litros aproximadamente, llenala de agua hasta la mitad y ponla al fuego. Agrega la sal, el aceite, la cebolla y el ajo.

Despues coloca el espagueti procurando que quede sumergido en su mayoria. Si la olla no es muy ancha es probable que una parte del espagueti sobresalga mientras estan rigidos, no los rompas, tras algunos minutos se ablandaran y sera mas facil acomodarlos en el fondo.

Espera hasta que comience a hervir. Si el espagueti se ve cocido (consistencia flexible, color palido, ligeramente inflado) extrae una tira y pruebala. La consistencia debe ser firme, no demasiado suave. Si se deja cocer demasiado se volvera muy suave, así quedaria con una consitencia fragil y dificil de manejar.

Una vez cocido el espagueti retira la olla del fuego y vacia el espagueti en un colador para espagueti. Dejalo escurrir un minuto y estara listo para ser sazonado con tu salsa preferida.

Kate: What are we going to do about work?

Nick: What we always do. You tell me what to do and then I'll go behind your back and do whatever I want.

Kate & Nick, No Reservations (2007)